Método Pilates: ¿Suelo o máquinas?