La mayor parte de las embarazadas que llegan a nuestra consulta vienen con unos bonitos pantalones vaqueros. Sin embargo,  es una prenda nada aconsejable durante este período de la vida de la mujer.